Archive

Posts Tagged ‘tomate’

Sepia en salsa americana

octubre 30, 2012 4 comentarios

Esta receta la vi hace poco en el blog Velocidad cuchara, y aunque no tengo Thermomix me he lanzado a hacerla.  Es facilísima de hacer, no tiene mucho misterio, y la salsa queda deliciosa, como “de restaurante”. Creo que el toque secreto es el brandy, y el truco de triturar la cebolla para hacer el sofrito. Si lo hacéis con calamares seguro que también queda perfecto, pero con sepia ha quedado de lujo. Otra receta para añadir al repertorio, que además seguro que congela bien.

Ingredientes (2-3 personas)

  • 1 sepia grande o 2 pequeñas (o calamares, yo he utilizado lo que tenía en casa)
  • 1 cebolla grande (aprox. 300 gr)
  • 3 dientes de ajo
  • 200 gr de tomate natural triturado o rallado
  • 1 cucharada de azúcar moreno
  • 200 ml de Brandy
  • Sal entera y pimienta negra

Elaboración:

En el vaso de la minipimer, poner la cebolla pelada y cortada a cuartos con los dientes de ajo cortados a trozos. Triturar bien hasta conseguir una pasta. Calentar una sartén al fuego, cubrir el fondo de aceite de oliva y rehogar el triturado de cebolla hasta que esté transparente, aproximadamente unos 10 minutos. Añadir el tomate triturado, el azúcar y la sal y dejar que se vaya haciendo a fuego lento, removiendo de vez en cuando hasta que comience a cambiar de color. Añadir la sepia y cocinar unos minutos, hasta que cambie de color y suelte un poco de líquido. Añadir entonces el brandy y cocinar unos 25 minutos, que haga “chupchup” y se mezclen los sabores.

Yo la he servido con arroz basmati al vapor, pero se puede servir también con patatas cocidas.

Categorías:11. Pescado Etiquetas: ,

Salsa de curry básica

octubre 21, 2012 10 comentarios

 

Me encanta la cocina india. Me encanta su interminable combinación de especias y sabores. Una buena combinación de especias indias puede conseguir que cualquier plato de verdura “aburrido” se convierta en una maravilla. Eso en la India lo saben muy bien, ya que un 40% de la población india es vegetariana.

Esta salsa de curry es una receta básica para multitud de platos de estilo indio (no necesariamente vegetarianos, de hecho yo pienso utilizarlo para un guiso de cordero). He hecho mucha cantidad y luego he congelado en bolsas para más adelante. Es mejor hacerlo así porque es un poco laboriosa, normalmente tardo alrededor de 2 horas en hacerla, pero vale la pena. La receta la encontré en el blog Great curry recipes, escrito por Dan Toombs (The curry guy), un apasionado de la cocina india. En su blog se pueden encontrar muchas recetas típicas de la cocina india (y alguna de cocina occidental), muy bien explicadas y comprobadas por él multitud de veces.

Es posible que las recetas indias parezcan complicadas por la cantidad de especias que llevan, algunas difíciles de encontrar. Yo hace ya años que me hice con las especias básicas: garam masala, cilantro molido, comino, cúrcuma, chana masala, fenogreco…. Son fáciles de encontrar en cualquier establecimiento pakistaní, y valen la pena. Duran mucho tiempo, ya que suelen venir en envases grandes y cunden mucho. La raíz de gengibre cada vez es más fácil de encontrar en fruterías, al menos en Barcelona. Se puede usar el gengibre en polvo, pero aviso que no es lo mismo.

Ingredientes:

  • 10 cebollas del tamaño de una pelota de tenis, peladas y troceadas a trozos pequeños
  • 250 ml de aceite de oliva virgen
  • 10 dientes de ajo pelados
  • 6 cm de raíz de gengibre
  • 1 zanahoria, troceada
  • 1/4 repollo, troceado
  • 1 pimiento rojo, troceado
  • 1 lata de 400 ml de tomates enteros
  • 4 cucharadas de ghee (o aceite)
  • 1 cucharada de cúrcuma
  • 1 cucharada de comino en grano
  • 1 cucharada de cilantro en polvo
  • 1 cucharada de semillas de fenogreco
  • 1 pizca de chili en polvo (al gusto)
  • Sal entera y pimienta negra al gusto

Elaboración:

Colocar los dientes de ajo y la raíz de gengibre pelada y cortada a trozos en el vaso de la minipimer con un poco de agua. Triturar bien formando una pasta y reservar.

to Colocar el aceite en una olla grande y calentar. Añadir las cebollas peladas y troceadas, el pimiento rojo, la zanahoria y el repollo. Cocinar lentamente removiendo de vez en cuando a fuego medio, dejando que las verduras se sofrían lentamente durante unos 30 minutos. Cuando la cebolla esté transparente, añadir la mezcla de gengibre y ajo y todas las especias excepto la cúrcuma.

Finalmente, añadir los tomates troceados y la salsa de la lata. Añadir un poco de agua si es necesario, hasta cubrir las verduras. Llevar a ebullición y tapar la cacerola, bajar la temperatura y cocer a fuego bajo (que haga chupchup) durante 30 minutos. Mientras, calentar el ghee (o el aceite si no tenéis) en una sartén y añadir la cúrcuma. Dejar que oscurezca mientras se cuece durante 1 minuto, y reservar. Con la minipimer, triturar bien las verduras y añadir la cúrcuma cuando hayamos obtenido una salsa espesa y fina. Dejar cocer lentamente unos 30 minutos más. Ajustar de sal y pimienta al final.

Categorías:5. Salsas Etiquetas: , , ,

Butter chicken, un clásico de la cocina india

julio 24, 2012 21 comentarios

 

Butter chicken (Murgh makhani, como se conoce en la India), es un plato típico de los restaurantes indios y pakistanís y una delicatessen que no suele faltar en sus cartas. Desde que lo probé, he estado buscando la receta y he encontrado varias con distintas combinaciones de especias, con lo que me ha costado decidirme por una. Si no podéis encontrar todas las especias de la receta (algunas son difíciles de encontrar, yo las he comprado en tiendas pakistaníes), podéis utilizar garam masala, y el resultado será similar. El resultado final es un pollo muy jugoso y meloso, gracias a la leche de coco y la margarina. Mi referencia es el que probado en el restaurante Moti Mahal, en Barcelona, y creo que las especias que ellos utilizan son ligeramente distintas, pero queda bueno igualmente. Si queréis probar la cocina india, este restaurante es un buen lugar para empezar si pasáis por Barcelona, os lo recomiendo!

La pasta de gengibre y ajo es un básico de la cocina india, y lo utilizan siempre como aquí la cebolla. En esta receta sirve para hacer la marinada y la salsa, aunque hay recetas que hacen la marinada solo con tandoori masala y aceite o yogur. Es cuestión de ir probando. Lo que está claro es que la salsita queda muy buena, ideal para unas patatas al caliu o un arroz blanco para acompañar.

Para los no seguidores de la dieta, pueden utilizar mantequilla en vez de margarina y nata en lugar de leche de coco.

Ingredientes (3-4 personas):

  • 2 pechugas de pollo grandecitas (o el equivalente en muslos de pollo sin hueso)

Marinada:

  • 2 cucharadas de pasta de raíz de gengibre y ajo
  • aceite de oliva

Salsa:

  • 6-7 tomates pera rallados
  • 3 cucharadas de margarina no hidrogenada
  • 1 cucharada de pasta de raíz de gengibre y ajo
  • 1 cucharadita de pimentón picante
  • 1 + 1/2 cucharada de semillas de comino
  • 5 vainas de cardamomo verde
  • 4 clavos
  • 1 cucharada de canela
  • 2 hojas de laurel
  • 1 cucharadita de semillas de fenogreco (opcional)
  • 250 ml de leche de coco
  • Agua

 

Elaboración:

En primer lugar, pondremos a marinar el pollo. Yo he utilizado pechuga de pollo, pero quedará más jugoso todavía con muslo de pollo deshuesado. Se mezcla bien el pollo con la mezcla de gengibre y ajo molido y un chorrito de aceite de oliva, y se deja marinar tapado en la nevera un mínimo de 4 horas (o toda la noche). Una vez marinado, colocar en una bandeja de horno y cocer unos 12 minutos hasta que esté hecho (no demasiado, se acabará de hacer en la salsa). Una vez hecho, retirar del horno y cortar en trocitos que se puedan meter cómodamente en la boca. Reservar.

Mientras, iremos haciendo la salsa. En una sartén, calentaremos un poco de aceite de oliva y añadiremos las semillas de comino, los clavos, la canela y el cardamomo. Remover unos segundos sin que se queme y añadir la pasta de gengibre y ajo sin parar de remover. Añadir al cabo de unos segundos los tomates rallados y remover 5 minutos o hasta que estén cocidos a fuego medio. Añadir entonces pimentón picante o chili picante si tenéis, mezclar bien y añadir un vaso de agua.
Tapar la sartén y dejar que se haga la salsa durante unos 15 minutos. Retirar del fuego. Una vez templado, triturar bien en el vaso de la minipimer.

Colocar al fuego de nuevo, añadir la margarina, la leche de coco, el laurel y cocinar a fuego lento unos 10 minutos. Añadir sal y pimienta negra, las piezas de pollo con su marinada y cocinar 10 minutos más o hasta que la salsa esté espesa.

Es mejor servirlo al día siguiente, ya que el pollo va macerándose en la salsa y mejora de sabor. Servir con arroz basmati al vapor o patatas al caliu.

 

 

Categorías:9. Carne Etiquetas: ,

Chili con carne

noviembre 23, 2011 2 comentarios

Con lo que me gusta la cocina mejicana, no puedo resistirme a probar de vez en cuando alguna receta típica. Esta receta en realidad no es mejicana, sino Tex-Mex, es decir, mezcla americana y mejicana. Eso no quita que el plato esté delicioso y haya acabado traspasando fronteras, a pesar de ser un plato hecho originariamente con restos de otros platos. Si no os gusta muy picante, podéis prescindir del chile habanero y ponerle en su lugar más pimienta negra.

Ingredientes:

  • 500 gr de carne picada mixta de ternera y cerdo
  • 1 pote grande de alubias rojas cocidas
  • 10 tomates de rama maduros
  • 1 cebolla grande
  • 4 dientes de ajo
  • 1/2 pimiento rojo
  • 1 zanahoria
  • 1/2 cucharadita de comino
  • 1 cucharada de pimentón de la Vera
  • 1/2 cucharadita de canela
  • Unas gotas de salsa de chile habanero (cuidado con no pasarse)
  • 1 cucharada de orégano
  • Pimienta negra
  • Aceite de oliva virgen
  • Sal entera

Elaboración:

En una cazuela honda, cubrir con aceite de oliva y sofreír la cebolla pelada y cortada muy fina, con el ajo cortado fino y la zanahoria pelada y cortada en trocitos pequeños. Cuando esté rehogado añadir el pimiento rojo cortado a trocitos pequeños. Cuando todo esté bien hecho, a fuego lento, añadiremos el tomate rallado. Dejaremos hacer de nuevo a fuego lento. Ir añadiendo agua si es necesario. Una vez hecho el sofrito, añadiremos la carne picada, y removeremos bien. Tras unos minutos, añadir las especias (comino, pimentón, canela, orégano) y las gotas de chile. Añadir agua si está demasiado seco, y remover bien. Dejar hacer unos minutos hasta que la carne esté hecha. Echaremos las alubias bien lavadas bajo el grifo, hasta que el agua no esté espumosa. Añadir el agua necesaria para que sobre un poco de líquido, y cocer durante 5 minutos para que se integren los sabores. Está más bueno al día siguiente, acompañado de un poco de arroz.

Categorías:9. Carne Etiquetas: , ,

Lasaña de berenjenas

septiembre 4, 2011 4 comentarios

Esta es una de esas recetas que va bien hacer con antelación, mejor el día antes, ya que es laboriosa y mejora al cabo de unas horas al reposar los sabores. Eso sí, si tienes invitados es difícil que no guste, en mi casa siempre ha sido un éxito. Además, me estoy dando cuenta de que publico pocas recetas con carne, y esta es de las mejores que conozco.Por lo que sé, es una receta italiana (no es difícil de imaginar con el orégano y el tomate), y si tenéis la paciencia de hacerla veréis que vale la pena.

Yo he utilizado una fuente para horno de cerámica, pero sirve cualquier fuente para horno, aunque creo que el hecho de utilizar papel de horno es muy útil, te ahorra mucho trabajo a la hora de limpiar el recipiente después, aparte de que no se pega.

Ingredientes (para 4 personas):

  • 1 kg de berenjenas (alrededor de 3 berenjenas medianas)
  • 500 mg de carne picada (mejor si es mitad ternera y cerdo)
  • 1 cebolla grande
  • 4 dientes de ajo
  • 2 latas grandes de tomates enteros (o aprox. 750 gr de tomates pera maduros)
  • 2 pimientos verdes
  • Pasta de concentrado de tomate (opcional)
  • 1 lata de aceitunas negras sin hueso, laminadas
  • Vino blanco
  • Aceite de oliva virgen
  • Sal entera
  • Orégano, pimienta negra y albahaca fresca

Elaboración:

Lavar las berenjenas y cortar a lo largo en láminas finas, de aprox. medio centímetro. Colocar en una fuente las láminas y poner una paella grande con aceite abundante a fuego medio. Ir sofriendo las láminas de berenjena en el aceite, escurriendo bien en el momento en que estén hechas. A medida que se van haciendo, colocar en un plato con papel absorbente. Ir poniendo papel absorbente entre las capas de berenjena a medida que las vamos haciendo. Esto es importante para que no queden demasiado oleosas.

Aparte, colocar una cazuela grande al fuego con aceite de oliva a fuego suave. Cortar la cebolla en cuadraditos y sofreír a fuego lento, con la tapa puesta. Si en algún momento notamos que le falta líquido, se le puede añadir agua o vino blanco. Una vez bien pochada la cebolla, añadir el pimiento verde lavado y cortado a trocitos. Dejar pochar nuevamente con la cazuela tapada. Mientras, sacar los tomates de la lata y cortar a trocitos pequeños. Añadir a la cebolla con el pimiento y dejar hacer a fuego lento de nuevo. Una vez hecho el sofrito, triturar con la minipimer y añadir la carne picada, removiendo bien. Salpimentar, y añadir orégano seco y unas hojitas pequeñas de albahaca fresca al gusto. Añadir chile si se quiere un poco más picante. Remover ligeramente unos minutos hasta que esté hecho, comprobar de gusto y reservar.

Para montar el plato, forrar una fuente de horno grandecita con papel de horno. Para adaptar el papel de horno a la fuente, lo mejor para mí es mojar el papel ligeramente bajo el grifo, hacer una pelota y arrugarlo todo lo posible. Después de todo esto, será mucho más fácil de manipular y se adaptará mejor a la fuente. Una vez forrada la fuente, colocar una primera capa de berenjenas. Cubrir con una capa de sofrito de carne, nivelando bien y cubrir después con un buen puñado de aceitunas negras laminadas. Volver a cubrir con otra capa de berenjenas, sofrito y aceitunas hasta terminar los ingredientes, intentando terminar con una capa de berenjenas. Colocar la fuente al horno (150ºC) unos 30 minutos, y reservar hasta el momento de servir.

Categorías:9. Carne Etiquetas: , ,

Tomates secos marinados


Una cosa que me encanta de los restaurantes italianos es el famoso “antipasto“, con esos fantásticos tomates secos marinados con hierbas y aceite de oliva. Así que el otro día, cuando vi unos tomates secos en el súper me decidí a hacerlos yo en casa. Realmente son muy fáciles de hacer, y se conservan muy bien una vez hechos con el aceite de oliva, en un recipiente de vidrio en la nevera.

Yo he utilizado esta combinación de hierbas, pero eso va al gusto de cada uno. Hace poco que tengo una planta de tomillo y he aprovechado para añadirle tomillo fresco, que le queda muy bien. Pero hay que experimentar, hay que buscar la combinación que os guste más.

Ingredientes:

  • 1 pote de tomates secos (también se pueden secar en casa, como explican aquí)
  • Aceite de oliva virgen
  • Hojas de laurel
  • Pimienta negra
  • 6 dientes de ajo
  • Unas ramitas de tomillo fresco o seco
  • 1 ramita de romero

Elaboración:

Escaldar los tomates en agua caliente unos minutos hasta que estén tiernos. Cuanto más tiempo se escalden, más tiernos estarán, pero no deben deshacerse. Escurrir bien, y colocar entonces en un recipiente de vidrio con aceite de oliva, unas cuantas bayas de pimienta negra o verde, una ramita de tomillo fresco y otra de romero, y unos cuantos dientes de ajo pelados. Remover bien dejando que los tomates se empapen en el aceite aromatizado, y dejar tapado en la nevera durante 1 día como mínimo, mejor si lleva unos cuantos días. Yo he utilizado un recipiente que permite hacer el vacío, con lo que el marinado queda con un sabor más intenso.

También debe de quedar muy bien con albahaca, aunque todavía no lo he probado. Si lo probáis, veréis que como entrante es ideal.

Categorías:12. Verduras y legumbres, 2. Entrantes Etiquetas:

Ensalada de judías verdes

septiembre 15, 2010 5 comentarios

Esta es una ensalada muy apetecible ahora en verano, la encontré en L´exquisit, que tiene unas recetas deliciosas y con una pinta estupenda, como su nombre indica. Me he apuntado varias para hacerlas este verano, a ver si me animo y tengo tiempo.

La foto es de la ensalada justo antes de meterla en la nevera. Esta ensalada también queda muy bien con gambas o palitos de surimi, todo depende de lo que tengamos en la nevera. Supongo que con atún también quedaría perfecta.

Ingredientes (2 personas):

  • 400 gr de judías verdes
  • 150 gr de gambas o surimi, al gusto (yo utilizé carne de cangrejo)
  • 1 cebolla tierna cortada en aros finos
  • Tomates cherry

Aliño:

  • 1 cucharadita de mostaza a la antigua
  • zumo de medio limón
  • 1 diente de ajo prensado
  • Aceite de oliva virgen
  • 1 cucharada de perejil fresco, picado
  • 2 tomates secos en aceite, escurridos y cortados en tiras finas.

Elaboración:

Hervir las judías bien limpias en agua abundante con sal durante aproximadamente unos 10 minutos o hasta que queden al dente. Escurrir y refrescar con agua bien fría. Colocar en un recipiente con tapa.

Mientras se cuecen las judías, ir preparando el aliño en un pote y agitar bien. En una sartén con un poco de aceite de oliva, colocar los tomates cherrys cortados a cuartos y la carne de cangrejo laminada con la mitad del aliño, remover un minuto a fuego medio, y verter sobre las judías verdes. Añadir la cebolla laminada y añadir el resto del aliño. Tapar el recipiente y colocar en la nevera, al menos una hora antes de servir.

A la hora de servir, se puede colocar un huevo escalfado por encima de las judías.

Categorías:12. Verduras y legumbres Etiquetas: , ,
A %d blogueros les gusta esto: